Las parroquias no son paredes, sino una comunidad viva